cabinas de
flujo laminar

Cabinas de Flujo Laminar en Salas Blancas

Las campanas o cabinas de flujo laminar son unas estancias cerradas en tres de sus laterales, con una cuarta parcialmente abierta para permitir el acceso a la superficie de trabajo, y que cuentan con una ventilación direccionada de aire limpio. Las cabinas cuentan con un impulsor de aire, un distribuidor, un filtro, iluminación y un medidor de presión. 

El impulsor es, generalmente, un ventilador que se encarga de la propulsión controlada del gas en lo que se denomina flujo unidireccional. El distribuidor que se encarga de repartir uniformemente este gas, de forma que no haya flujos turbulentos. El filtro elimina las impurezas que pudiera contener el aire, de forma que tanto el producto como el operador puedan estar protegidos de contaminaciones. Aunque existen varios tipos de filtro, los que están recogidos en la normativa obligatoria son los filtros HEPA, el más extendido, y ULPA, más eficaz. 

La iluminación puede consistir en simple luz natural, para permitir un manejo preciso dentro de la cabina, o bien contar con una opción de luz ultravioleta-C con acción germicida para esterilización. El indicador marca la diferencia de presión entre dos puntos, de forma que el flujo de aire pueda estar controlado.

Tipos de cabinas de flujo laminar

El uso de las campanas es variado, ya que según la disposición del flujo de aire pueden usarse para evitar contaminar el producto que se está manipulando, para proteger al manipulador o para proteger a ambos. Existen, por lo tanto varios tipos de cabinas de flujo laminar, que se adaptan a estos requerimientos, aunque este nombre, con propiedad, sólo se aplica para las cabinas de clase I.

Cabinas de flujo laminar horizontal y cabinas de flujo laminar vertical o cabinas de clase I

Las cabinas denominadas de lujo laminar mantienen un flujo unidireccional continuo de aire filtrado que puede ser, como su nombre indica, vertical u horizontal. Esto depende de si el filtro está situado en la parte posterior de la estancia (cabinas de flujo horizontal) o en la parte superior de la misma (cabinas de flujo vertical). La función de estas campanas es, exclusivamente, de proteger el producto manipulado, pues el aire es direccionado hacia el operador.

La superficie de trabajo suele ser de acero inoxidable de alta calidad, con acabados laterales curvos (acabados sanitarios) para facilitar la limpieza y desinfección y sin junturas donde puedan acumularse posibles contaminantes. Las normas que rigen estas cabinas son IEST-RP-CC002.3 y, en menor medida, NSF/ANSI-49

Comprueba como podemos acompañarte en tu proyecto de Sala Blanca

Cabinas de seguridad Biológica o cabinas de clase II

Mientras que las cabinas de lujo laminar, descritas en el anterior apartado, solo protegen el producto a manipular, las cabinas de seguridad biológica tienen la función de proteger tanto al objeto de manipulación como al operador. Estas cabinas cuentan con un flujo vertical, un flujo horizontal y una pantalla de protección para el operador. A su vez, tienen dos filtros HEPA o ULPA, uno que precede a la entrada de gas en la cabina y otro que evita que los componentes manipulados dentro de la misma puedan salir al exterior. El uso de estas campanas es en cultivos celulares o de patógenos potencialmente poco peligrosos, aunque, dependiendo del trabajo predominante que se quiera realizar en ellas, existen varias subclases.

-Tipo a. Se usa en caso de trabajar con agentes patógenos que puedan ser suspendidos en aerosol y que no puedan ser retenidos fácilmente por el filtro de salida. El 70% del aire interior de la cabina se recircula al entrar por una rejilla frontal y sólo el 30% es expulsado al exterior.

-Tipo b. El 70% del aire es expulsado y el 30% se recircula. No se suele usar con patógenos sino que es de uso general.

-Tipo c. El 100% del aire se expulsa a través del filtro para evitar que los componentes recaigan sobre las muestras y puedan provocar interferencias en los resultados. Se usan en toxicología.

Comprueba como podemos acompañarte en tu proyecto de Sala blanca

Cabinas de seguridad Biológica de alto riesgo o cabinas de clase III

Esta cabina consiste en una sofisticación de la cabina de clase II, en la que un agente patógeno de alto riesgo se manipula en condiciones absolutamente estancas. Estas cabinas contienen depósitos y filtros adicionales donde las muestras y los aerosoles de la zona de trabajo se disuelven antes de ser descartados. En este tipo de compartimentos, el operador no entra en contacto con el objeto a manipular sino a través de dispositivos mediatos.

Las cabinas de flujo laminar se suelen encontrar en salas blancas. Estas salas minimizan la contaminación que puede provenir del exterior, facilitando el trabajo de las campanas y haciendo más duradero el filtro. De la disposición estratégica de las campanas de flujo laminar en salas limpias depende la eficiencia de éstas. La posición de instalación de las cabinas dependerá del objetivo de las mismas (dependiendo de la clase de la campana y del trabajo del laboratorio) y de la ponderación entre el valor de la muestra, la seguridad del manipulador y la importancia de la contaminación hacia el exterior.

MÁS SOBRE SALAS BLANCAS

El diseño conceptual y la arquitectura tienen una gran influencia en el resultado final del proyecto.

Somos especialistas en la construcción de Salas Blancas y el equipamiento auxiliar necesario.

Clasificación de Salas Limpias y Áreas Estériles de acuerdo a la normativa ISO 14644. 

Tipos de cabina de flujo laminar para Salas Limpias. Usos y requerimientos.

Soluciones para Salas Limpias; paneles sándwich, puertas, sistemas SAS…

Sistemas de tratamiento de aire adaptados a las necesidades específicas de cada proyecto. 

Explícanos tu proyecto.

© LABSOM S.L Todos los derechos reservados

Política de privacidad

Legal