Usos y Propiedades de la Resina Fenólica

Las resinas fenólicas son polímeros sintéticos que surgen de la reacción de fenol con formaldehído, y dan lugar a materiales rígidos e hidrófugos. Entre las principales propiedades de la resina fenólica están la buena resistencia a las altas temperaturas, al fuego, la abrasión, los agentes químicos, la corrosión o la humedad, entre otros.

Por otra parte, son materiales higiénicos, antisépticos y antibacterianos al ser muy poco porosos. Además de todo esto, una enorme ventaja de este material es que necesita un bajo mantenimiento y es muy fácil de limpiar. A continuación, veremos estas propiedades en profundidad y como se aplican a una sala blanca:

Índice de contenidos

¿Cuáles son las propiedades de la resina Fenólica?

La resina fenólica tiene una serie de propiedades que la convierten en una sustancia muy útil en lo que se refiere a una sala blanca pero también en otros contextos de aplicación en sectores como hospitales o laboratorios, que necesitan ambientes controlados -es especialmente ideal para puertas y paneles-. Estas propiedades son las siguientes:

  • Térmicas: los materiales pueden resistir, sin daños durante un día entero, temperaturas comprendidas entre 200ºC y 230ºC. Además, la resina fenólica es infusible (por encima de los 250ºC se descompone liberando gas carbónico, monóxido de carbono y vapor de agua).

  • Mecánicas: Las piezas moldeadas prácticamente no presentan alargamiento o rupturas gracias a su red tridimensional.

  • Agentes químicos: Resisten a las bases y ácidos leves, así como a los disolventes. Únicamente son atacados por bases y ácidos fuertes.

  • Gran durabilidad: Tienen un comportamiento muy positivo respecto al envejecimiento natural, y necesitan muy pocos cuidados. Tienden a amarillear al contacto con la luz solar, pero se puede solucionar con ciertos tipos de pintura.

¿No sabes qué material necesitas?

Logo Labsom
¿No sabes qué material necesitas?

Usos de la resina fenólica

Debido a todas estas propiedades, los usos de la resina fenólica tienen una amplia presencia en multitud de productos industriales, en función del material base empleado en el laminado de la resina. Según su campo de aplicación, podemos clasificar las resinas fenólicas en tres grupos:

  • Aislantes: Impregnaciones, espumas, lanas minerales o materiales de madera.

  • Polvos de moldeo: Industria automovilística (frenos, embragues y transmisiones), electrodoméstica y eléctrica.

  • Técnicas: Materiales de fricción, textiles, abrasivos (rígidos y flexibles), fundición, lacas, adhesivos y filtros.

Logo Labsom
¿Tienes más dudas sobre la resina fenólica?

Usos de la resina fenólica dentro de las salas blancas

Hay ciertos sectores, como los laboratorios o los hospitales, que requieren de salas blancas para contar con ambientes controlados. Es por ello que son especialmente minuciosos con los materiales y productos que incluyen en sus instalaciones, y las propiedades de la resina fenólica la hacen ideal para paneles y puertas.

Los paneles fenólicos son duros, resistentes, muy estables y cuentan con una gran variedad de acabados. Su fabricación consiste en adherir tres o más capas de madera a una resina fenólica bajo unas determinadas condiciones de presión y calor. Su principal uso dentro de las salas blancas se da en los llamados paneles sándwich, considerados uno de los mejores sistemas de compartimentación. Entre sus ventajas destaca el rápido montaje y desmontaje a bajo coste, la posibilidad de sustituir uno de los paneles sin necesidad de cambiar los demás, un aislamiento térmico y acústico total y una enorme resistencia a la abrasión y el rayado.

Por otra parte, pese a que hay diferentes modelos de puertas para salas blancas, donde más presente está la resina fenólica es en las puertas batientes. El uso de este material hace que presenten una gran resistencia y una enorme estabilidad a lo largo del tiempo. Su construcción y diseño se hace de acuerdo con las exigentes demandas de las salas limpias, por lo que están especialmente ideadas para facilitar su desinfección y limpieza y evitar la acumulación de polvo.

El uso de la resina fenólica puede provocar cierta toxicinadad que debemos tomar en consideración.

¿Cuál es la toxicidad de la resina fenólica?

Lo cierto es que, si la comparamos con otros sistemas de resina, la fenólica es poco peligrosa. En caso de que hubiera una combustión, se descompondría de forma lenta, produciendo vapor de agua, hidrógeno, óxidos de carbono e hidrocarburos. En comparación, el humo generado tras este proceso es reducido y la toxicidad no muy elevada. Según el Reglamento (EU) No 1272/2008, pese a no considerarse un producto peligroso, se considera que los principales efectos y síntomas pueden ser los siguientes:

  • Ingestión: Podrían producirse efectos laxantes
  • Inhalación: El polvo generado presenta molestias en las vías respiratorias
  • Contacto con los ojos: El polvo también podría presentar molestias en los ojos
  • Contacto con la piel: Podría llegar a provocar una reacción alérgica en la piel


Primeros auxilios por toxicidad de la resina fenólica

Lo principal es evitar la exposición al producto, tomando las medidas de protección adecuadas. Sin embargo, si hemos tenido contacto con esta sustancia y además de llamar a un médico como primer paso, hay una serie de acciones que debemos tomar para contrarrestar la toxicidad de la resina fenólica:

  • Ingestión: Lo primero que hemos de hacer es enjuagar bien la boca y beber agua, así como retirar las prótesis dentales si las hubiera. Lo que jamás debes hacer es suministrar oralmente nada a una persona que se encuentre inconsciente. Tampoco se ha de inducir el vómito, ya que puede ser peligroso. Sin embargo, si este se da de forma espontánea, lo que hay que hacer es colocar de costado a la víctima para reducir el riesgo y que el vómito no acceda a los pulmones.

     

  • Inhalación: Si una persona ha aspirado resina fenólica, lo primero que hemos de hacer es transportarla al exterior para que respire aire limpio, y procurar que se mantenga en reposo y en calma. También debemos asegurarnos de que existe una buena circulación del aire, por lo que hemos de aflojar aquello que pudiera estar apretado como corbatas, cinturones o cuellos de camisa. Si dejase de respirar, habría que aplicarle oxígeno o respiración artificial, pero nunca hay que recurrir al boca a boca.

     

  • Contacto con los ojos: Hay que enjuagar inmediatamente los ojos con mucha agua durante veinte minutos, siendo la rapidez clave para garantizar la máxima eficacia. Es importante mantener abiertos los párpados para lograr que se aclare completamente todo el ojo. Si el accidentado usa lentillas, deberemos quitarlas después de cinco minutos aplicando agua y después habremos de seguir enjuagando.

     

  • Contacto con la piel: Tendremos que lavar inmediatamente la zona afectada por el contacto con agua abundante, durante al menos veinte minutos. Si tras el lavado siguieran existiendo síntomas o molestias, habremos de evitar la exposición. También tendremos que deshacernos de la ropa y el calzado contaminados, y lavarlos con abundante jabón y agua antes de volver a usarlos, empleando guantes.

Pese a que la resina fenólica pueda presentar un cierto grado de toxicidad, lo cierto es que es un material ideal para los paneles y puertas presentes en las salas blancas, ya que asegura que el ambiente pueda estar totalmente controlado y a salvo de factores externos. Lo único necesario es contar con un buen equipamiento de protección y con personal cualificado.

Los usos y propiedades de la resina fenólica son ideales para multitud de ámbitos en los que se requiere un material resistente que proteja el entorno, como es el caso de las salas blancas. En Labsom somos expertos en estas materias, así que… ¡No dudes en preguntarnos si tienes cualquier duda!

Preguntas sobre la resina fenólica

Técnicamente, las resinas fenólicas se obtienen por policondensación gradual de fenol y formaldehído en solución acuosa. Es decir, son polímeros sintéticos que surgen de la reacción de fenol con formaldehído, y dan lugar a materiales rígidos e hidrófugos.

Las superficies de resina fenólica son muy fáciles de limpiar. Para la limpieza del día a día o si se derrama algún líquido dañino, se puede usar simplemente agua y jabón o algún limpiador suave y después pasar una gamuza para secar y evitar las marcas de agua en los paneles.

Sí, ya que se trata de un material resistente a las altas temperaturas, al fuego, la abrasión, los agentes químicos, la corrosión o la humedad la resina fenólica suele estar presente en las salas blancas, especialmente, en las puertas.

Existen básicamente cuatro tipos de puertas para salas blancas: abatibles, correderas, enrollables y herméticas con juntas hinchables. Escoger la puerta adecuada es imprescindible para garantizar que se minimice en lo posible la cantidad de partículas que puedan acceder a la sala.

Roberto Navarro

Roberto Navarro

Ingeniero con más de 15 años de experiencia en diseño y construcción de salas blancas y zonas de ambiente controlado, realizando proyectos de ingeniería e instalación de salas limpias y áreas críticas para los líderes mundiales de la industria farmacéutica, de bioseguridad y alta tecnología

¿Tienes más dudas sobre la resina fenólica?

Labsom News

Otros artículos de nuestro blog