¿Es adecuado el uso de filtros HEPA H14 en laboratorios?

Los filtros HEPA H14 son uno de los sistemas de purificación de aire más efectivos que existen. Hablamos de su diseño, uso y aplicaciones industriales.

Aspira, inspira. Aspira, inspira. Las personas respiramos unas 23 000 veces al día. Metemos en los pulmones una mezcla de nitrógeno y oxígeno, esenciales para la vida humana. Pero también entran amigos poco deseables, como gases de vehículos, humo procedente de las fábricas, aerosoles, unos simpáticos bichitos que conocemos como ácaros del polvo, esporas de moho y contaminantes como el ozono, el monóxido de carbono, plomo o incluso arsénico.

¿Qué es un filtro HEPA?

Un filtro HEPA es un recogedor de partículas de alta eficiencia, puede retirar la mayoría de las partículas perjudiciales, incluyendo las esporas de moho, el polvo y sus ácaros, la caspa de las mascotas y otros alergenos irritantes del aire. Los filtros HEPA son efectivos gracias a su diseño de fibra de vidrio trenzado de manera aleatoria. Estas retienen las partículas de tres maneras formas diferentes: adheridas al pasar entre las fibras, destruidas al chocar contra ellas o difuminadas.

Un filtro HEPA, según la normativa europea EN 1822, debe ser capaz de acabar de manera efectiva con, al menos, el 99,95 % de las partículas con un tamaño de 0,3μm o mayor. Si nos referimos exclusivamente al filtro HEPA H14, este debe retener ese tipo de partículas al menos en un 99,995 % para estar alineada con la norma de la UE.

 Para minimizar los efectos nocivos de todos estos intrusos muy poco atractivos para la salud humana, tenemos a nuestra disposición dos tipos de filtros de aire, los filtros ULPA y HEPA (siglas en inglés de ‘High Efficiency Particle Arresting’, es decir, recogedor de partículas de alta eficiencia). Ambos filtros se basan en un diseño especial de fibras de vidrio trenzadas al azar que retienen las partículas nocivas y dejan pasar solo el aire adecuado para nuestros pulmones. La principal diferencia entre ambos filtros estriba en el tamaño de las partículas que puede cribar cada uno de ellos.

¿Sabes cuánto dura un filtro HEPA?

¿De dónde vienen los filtros HEPA?

Los filtros HEPA tuvieron su origen en desarrollos secretos llevados a cabo por los militares estadounidenses con el propósito de ser usados con fines de defensa química, biológica y radiológica. «Después de la Segunda Guerra Mundial, la Comisión de Energía Atómica (por sus siglas en inglés AEC) eligió los filtros HEPA de los militares como su principal dispositivo para la eliminación de partículas en todos los sistemas de escape de aire de las instalaciones nucleares». (Departamento de Energía, DOE) Los filtros HEPA se usaron por primera vez en el Proyecto Manhattan para prevenir la propagación de contaminantes radiactivos en el aire y luego se comercializaron en la década de 1950 por la compañía Cambridge Filter y, como ocurre con tantas otras innovaciones tecnológicas (internet, sin ir más lejos).

¿Cómo funcionan los filtros HEPA?

El funcionamiento de los filtros HEPA se da mediante un principio de filtración mecánica, donde las particulares son retenidas en una malla de fibras dispuestas en forma de pliegues.

El proceso de filtración de un filtro HEPA se basa en tres mecanismos principales:

  • Intercepción: Las partículas en suspensión en el aire pasan cerca de las fibras del filtro y son atrapadas cuando entran en contacto con ellas debido a la fuerza gravitatoria y la inercia.
  • Impacto: Partículas más grandes pueden chocar directamente con las fibras del filtro y quedar atrapadas por ellas.
  • Difusión: Las partículas más pequeñas se mueven aleatoriamente debido a las colisiones moleculares y pueden ser atrapadas al chocar con las fibras del filtro.

Los filtros HEPA deben cumplir con criterios específicos para ser considerados como tal. Por lo general, deben ser capaces de atrapar al menos el 99.97% de las partículas de 0.3 micrómetros de tamaño, lo que los hace altamente eficientes para limpiar el aire de contaminantes. Esta característica los hace especialmente útiles y valiosos en entornos donde se requiere un aire limpio y libre de partículas, como en hospitales, laboratorios, salas limpias y hogares de personas alérgicas.

Tipos de filtros HEPA

El filtro HEPA es una categoría la cual es muy importante saber que tiene que pasar una prueba denominada DOP (Partículas de Aceite Dispersas), antes de poder llevar la etiqueta HEPA. El propósito de la prueba DOP es medir el porcentaje de partículas dentro del dispositivo de filtración en funcionamiento. De este modo se determina la tasa de partículas finas capturadas. Para obtener la etiqueta HEPA, las partículas no deben superar las 0,3 micras. Tras esta prueba, y en función de los porcentajes de rendimiento y eficacia obtenidos, se determinan 5 clases o subcategorías de filtros de partículas HEPA:

  • filtro H10 : Retención del 85 %
  • filtro H11 : Retención del 95 %
  • filtro H12 : Retención del 99.5 %
  • filtro H13 : Retención del 99.95 %
  • filtro H14 : Retención del 99.995 %

¿Dónde se usan los filtros HEPA?

Actualmente, podemos encontrar filtros HEPA en todo tipo de industrias y construcciones, además de en la mayoría de purificadores de aire, que pueden ser pequeños y portátiles. Estas son sus principales aplicaciones a día de hoy:

  • Salas Limpias.
  • Laboratorios
  • Industria alimentaria.
  • Incineradores de residuos en hospitales.
  • Gestión de residuos nucleares de bajo nivel y mezclas de residuos.
  • Sistemas de ventilación y de seguridad nuclear.
  • Productos farmacéuticos.
  • Productos microelectrónicos.
  • Uso doméstico en casas y pisos.

La importancia del filtro HEPA en cabinas de flujo laminar

Hay zonas de trabajo y producción que requieren estar aisladas al 100 % para, de este modo, evitar cualquier contaminante. Para este tipo de situaciones, las cabinas de flujo laminar se revelan como esenciales al generar barreras de aire que permiten que este fluya a una velocidad constante en una sola dirección o ‘flujo de aire laminar’. De este modo se eliminan las turbulencias de aire.

Según la colocación del filtro HEPA, la cabina de flujo laminar será vertical u horizontal. Sea como fuere, en procedimientos de control microbiológico, tomas de muestreo o zonas pesadas, por ejemplo, la instalación de los mismos es primordial para lograr un entorno aislado. Este tipo de instalaciones, y la presencia de filtros HEPA H14, ofrecen la garantía adecuada para la seguridad de las personas y para el producto final. Es importante, además, ofrecerles un mantenimiento diario y un rutinario cuidado profesional.

En Labsom somos muy conscientes del papel primordial que cumplen los filtros HEPA H14 en el diseño y construcción de salas blancas. Gracias a este compromiso con la seguridad, nuestros productos garantizan un gran resultado final, convirtiéndonos así en aliados de la salud de todos nosotros.

Ana Sánchez

Ana Sánchez

Arquitecta técnico con casi 14 años de experiencia como responsable en la supervisión y coordinación del desarrollo de obras, asegurando que se cumplan los plazos, presupuestos y estándares de calidad establecidos. Desde hace 6 años, es la responsable de la ejecución de obra de salas blancas en el sector salud, farmacéutico y de bioseguridad, lo que le permite solucionar problemas técnicos complejos de manera efectiva.

Explícanos tu proyecto.

© LABSOM S.L Todos los derechos reservados

Política de privacidad

Legal