¿Qué es el flujo turbulento?

Un flujo turbulento hace referencia a un flujo que es aleatorio o no controlado. Cuando hablamos de sistemas de ventilación para una sala blanca, es muy importante tener en cuenta cómo son los flujos de ventilación. Existen diferentes tipos de flujos, y aquí te explicamos qué es el flujo turbulento y cuál es su impacto en una sala blanca.

Índice de contenidos

Tipos de flujos

Si clasificamos los tipos de flujos por su nivel de turbulencia, podremos distinguir tres tipos diferenciados: el flujo laminar, el flujo en transición y el flujo turbulento.

Para distinguir qué tipo de flujo es, se miden la velocidad, viscosidad, diámetro y densidad de fluido utilizando el número de Reynolds. Si el número de Reynolds (Re) es bajo, estaremos hablando de un flujo laminar donde las fuerzas viscosas predominen y hagan que las partículas se mantengan en línea. Por lo contrario, un número de Reynolds alto indica que la inercia prima sobre las fuerzas viscosas y nos encontraríamos frente a un flujo turbulento. El flujo de transición no se puede medir.

¿No sabes qué tipo de flujo necesitas?

Logo Labsom
¿No sabes qué tipo de flujo necesitas?

¿Cómo es el flujo turbulento?

Hablamos de flujo turbulento cuando nos encontramos frente a un flujo en el que hay fluctuaciones de manera constante. El movimiento del fluido se da de forma caótica y las partículas se mueven de manera desordenada, haciendo que sus trayectorias se mezclen de manera aleatoria.

En cambio, en un flujo laminar, las partículas del fluido se desplazan de forma paralela y ordenada en láminas.

Diferencias entre flujo turbulento y flujo laminar

Las principales diferencias entre el flujo turbulento y el flujo laminar son por un lado el movimiento de las partículas y por otro la velocidad con la que viajan. 

  • Movimiento de las partículas: Mientras que en el flujo laminar las partículas se desplazan de forma paralela en láminas ordenadas, en el flujo turbulento las partículas siguen un movimiento caótico y aleatorio.
  • Velocidad: En el flujo laminar la velocidad del fluido suele ser más baja mientras que en el flujo turbulento la velocidad cambia continuamente.

Logo Labsom
¿Tienes dudas sobre qué tipo de flujo necesitas?

Reduce el riesgo de contaminación en tu sala blanca

Como hemos comentado, la ventilación en una sala blanca es un aspecto fundamental pues el aire puede traer consigo partículas contaminantes y otros agentes externos. Por eso, es importante conocer si el flujo de aire es turbulento o laminar y cómo esto impacta en una sala blanca. Por definición, un flujo laminar es mucho más ordenado y controlado en diferencia con el flujo turbulento. 

Por eso, en las salas blancas, es mucho más habitual la presencia de los flujos laminares que de los flujos turbulentos. Esto tiene una fácil explicación: al no poder describir una trayectoria precisa de las partículas de un fluido en el flujo turbulento, se hace mucho más difícil controlar el flujo. Un flujo laminar en contraposición con un flujo turbulento conlleva pues un menor riesgo de contaminación dentro de la sala blanca, lo que sin duda es esencial en este tipo de salas.

Preguntas sobre el flujo turbulento

El número de Reynolds es un valor conseguido a través de una fórmula matemática que sirve para determinar si el flujo es laminar o es turbulento. Si el número de Reynolds es menor a 2300, el flujo será laminar y, si es mayor de 4000, el flujo será turbulento.

El flujo laminar sirve para garantizar que un área concreta está libre de partículas y elementos contaminantes, ya que es un flujo mucho más estable y predecible y, por tanto, más fácil de controlar.

Para saber si un flujo es un flujo laminar o uno turbulento, observamos la densidad, viscosidad, velocidad y dimensión típica del flujo. Todas estas dimensiones se incluyen en el número de Reynolds.

Sí, tratándose de una sala blanca, la prioridad es poder controlar aspectos como la ventilación y la entrada de aire. En este sentido, un flujo laminar siempre permitirá en mayor medida ese control que un flujo turbulento.

Desde el punto de vista de una sala blanca, el flujo laminar siempre es una mejor alternativa que el turbulento, pues permite un mejor control que, normalmente, se traducirá en un menor riesgo de que partículas contaminantes entren en la sala a partir del sistema de ventilación.

Raúl Fernandez

Raúl Fernandez

Ingeniero de proyectos con más de 19 años de experiencia. Experto en el diseño, cálculo y dirección de proyectos integrales de climatización de salas blancas en el ámbito de la investigación biológica y de l salud. Participó en proyectos significativos como la creación del Edificio Modular y animalario del Parc Cientific de Barcelona, el 3P Biopharmaceutical y el Sanofi Aventis Montpeller.

¿Tienes dudas sobre qué tipo de flujo necesitas?

Labsom News

Otros artículos de nuestro blog