¿Qué es el flujo turbulento?

Cuando hablamos de sistemas de ventilación en una sala, es muy importante tener en cuenta cómo son los flujos de ventilación. Existen diferentes tipos de flujos, y aquí te explicamos qué es el flujo turbulento y cual es su presencia en las salas blancas.

Tipos de flujos

Si clasificamos los tipos de flujos por su nivel de turbulencia, podremos distinguir tres tipos diferenciados: el flujo laminar, el flujo en transición y el flujo turbulento.

Para distinguir qué tipo de flujo es, se miden la velocidad, viscosidad, diámetro y densidad de fluido utilizando el número de Reynolds. Si el número de Reynolds (Re) es bajo, estaremos hablando de un flujo laminar donde las fuerzas viscosas predominen y hagan que las partículas se mantengan en línea. Por lo contrario, un número de Reynolds alto indica que la inercia prima sobre las fuerzas viscosas y nos encontraríamos frente a un flujo turbulento. El flujo de transición no se puede medir.

Comprueba como podemos acompañarte en tu proyecto de Sala blanca

Logo Labsom
Comprueba como podemos acompañarte en tu proyecto de Sala Blanca

¿Cómo es el flujo turbulento?

Hablamos de flujo turbulento cuando nos encontramos frente a un flujo en el que hay fluctuaciones de manera constante. El movimiento del fluido se da de forma caótica y las partículas se mueven de manera desordenada, haciendo que sus trayectorias se mezclen de manera aleatoria.

En cambio, en un flujo laminar, las partículas del fluido se desplazan de forma paralela y ordenada en láminas.

Diferencias entre flujo turbulento y flujo laminar

  • Movimiento de las partículas: Mientras que en el flujo laminar las partículas se desplazan de forma paralela en láminas ordenadas, en el flujo turbulento las partículas siguen un movimiento caótico y aleatorio.
  • Velocidad: En el flujo laminar la velocidad del fluido suele ser más baja mientras que en el flujo turbulento la velocidad cambia continuamente.

En las salas blancas, es mucho más habitual la presencia de los flujos laminares que de los flujos turbulentos. Esto tiene una fácil explicación: al no poder describir una trayectoria precisa de las partículas de un fluido en el flujo turbulento, se hace mucho más difícil controlar el flujo.

Labsom News

Otros artículos de nuestro blog