Cabinas de flujo laminar y su esterilización y desinfección

Cuando tratamos temas de salas blancas, procesos que requieren un ambiente controlado y aséptico, la limpieza es uno de los puntos más importantes que tocar. Pero, en sectores y circunstancias en los que estos requerimientos se llevan al siguiente nivel, hablaremos de esterilización. Hoy trataremos la esterilización de cabinas de flujo laminar, de la diferencia entre desinfección y esterilización, y más características que debes saber sobre este proceso.

Tabla de contenidos

La importancia de las cabinas de flujo laminar y su esterilización

Hoy en día, cuando hablamos de salas blancas o cabinas de flujo laminar, hablamos de espacios de trabajo en los que se requieren unos niveles exigentes de limpieza y desinfección. Cobra especial importancia la esterilización de estos espacios, en los que se desarrollan actividades con gran responsabilidad por riesgos sanitarios. Muchos de los condicionantes vienen ya dados por recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, así como por otras normativas de salud, seguridad alimentaria, farmacéutica, etc., existiendo por tanto un método de limpieza y desinfección concreto para cada tipo de actividad.

En este tipo de instalaciones, tener la seguridad de que existe una limpieza, desinfección y esterilización correcta y adecuada a la normativa y sus requerimientos es fundamental. Se trata de garantizar, no solamente que los procesos que se van a llevar a cabo dentro se hagan correctamente, sino también la protección de los propios operarios en muchos casos. Por esto, es de vital importancia conocer cómo ha de producirse la esterilización de una cabina de flujo laminar y qué supone.

 La diferencia entre entre desinfección y esterilización

Muchas veces es difícil entender la diferencia entre limpieza, desinfección y esterilización, pero estos son procesos diferentes que deben tenerse en cuenta a la hora de tratar una instalación como puede ser una cabina de flujo laminar. Una correcta limpieza de un área debe contar con un proceso de limpieza, desinfección y una posterior esterilización manteniendo los niveles controlados de carga microbiana.

En concreto, cuando hablamos de la esterilización de una cabina de flujo laminar, hablamos de un método de destrucción que produce la muerte celular de todo tipo de microorganismos que puedan existir en una superficie. Dicho proceso únicamente puede realizarse en objetos y espacios, nunca a seres vivos. A diferencia de la limpieza o desinfección, la esterilización permite controlar el nivel de letalidad mediante controles químicos o biológicos, acabando así con microorganismos como los virus, bacterias y hongos. Es precisamente este elemento de control y comprobación lo que hace tan importante la esterilización en las cabinas de flujo laminar y otras instalaciones similares.

En cualquier sala de ambiente controlado o instalaciones de laboratorio se tiene que contar con un protocolo de limpieza. Sin embargo, esto no quita que las diferencias entre limpiar, desinfectar y esterilizar hagan necesario que se lleven a cabo diferentes procesos para garantizar la seguridad y el cumplimiento de las normas y requerimientos establecidos en cada sector de actividad.

Comprueba como podemos acompañarte en tu proyecto de Sala blanca

 Cómo funciona el proceso de esterilización

La esterilización se puede conseguir mediante el uso de medios físicos y químicos. En este caso, vamos a ver cómo mediante flujos físicos, existiendo tres métodos: calor (seco o húmedo), flujo laminar o radiación. En nuestro caso, nos centraremos en el uso del flujo laminar para la esterilización de los espacios que requieren de este nivel de cuidado y limpieza.

La esterilización por flujo laminar puede ser utilizada en cabinas de flujo laminar y en salas de flujo laminar. En concreto, la esterilización por flujo laminar consiste en la eliminación de gérmenes por filtración del aire. Este método es de uso limitado, puede darse en quirófanos donde el nivel de asepsia medioambiental debe mantenerse alto, en servicios de farmacia; para la preparación de productos estériles, y en aislamientos de pacientes inmunodeprimidos.

En estos casos, una correcta esterilización es de vital importancia, para garantizar que todos los procesos se llevan a cabo correctamente y con seguridad. Por eso, de nada sirve si no se sigue un correcto protocolo de limpieza por lo que se debe de realizar por parte de especialistas.

El flujo laminar en estas cabinas facilitan la dirección del aire a través del uso de filtros especiales, HEPA (High Efficiency Particulate Air, que son filtros de alta eficiencia capaces de retener partícuclas  ≥ 0,3 μm con una eficiencia mínima del 99,97%) o ULTRA, facilitando así el filtrado de aire en la zona de trabajo y obteniendo unas condiciones estériles exactamente donde se necesitan. Existen dos tipos de sistemas:

  • Vertical: En la que los filtros se encuentran en el techo y, de esta forma, el flujo del aire, ya desinfectado, se produce del techo al suelo.
  • Horizontal: De un lado de la sala al lado opuesto horizontalmente debido a que el filtro de aire se encuentra en una de las paredes laterales.

El objeto de estas cabinas es crear “barreras de aire” permitiendo que éste fluya a una velocidad constante y en una única dirección, lo que se conoce como “flujo de aire laminar”.  Proporcionando un aire limpio y constante a una velocidad de paso de 0,3 a 0,5 metros por segundo evitando  así la suspensión de partículas en el aire. De esta forma, el flujo laminar logra la esterilización que buscamos dentro de la cabina permitiendo trabajar con la seguridad necesaria y establecida según la normativa.

Ahora ya conoces cuáles son las diferencias entre la desinfección y la esterilización, cómo se complementa la limpieza con la esterilización necesaria dentro de una cabina de flujo laminar y cómo este tipo de flujo puede emplearse para la esterilización. Si quieres saber más acerca de las cabinas laminares y sus tipos, desde LABSOM te ofrecemos amplia información en nuestros posts.

Preguntas sobre esterilización de cabinas de flujo laminar

Por definición, este tipo de instalaciones deben de ser desinfectadas, de hecho, ser un espacio con condiciones estériles es su principal función dentro de una instalación ya sea farmacéutica o de cualquier otro tipo.

Si, por un lado la normativa común a todas las salas de ambiente controlado (ISO y GMP) establecen una serie de criterios que deben de cumplirse. A esto hay que sumarle también los requerimientos específicos de cada sector en referencia a esterilización y limpieza.

Los protocolos de limpieza de salas blancas determinan que la limpieza de una sala de estas características debe realizarse siguiendo el siguiente orden: de lo más limpio a más sucio o de arriba hacia abajo y siempre empleando los productos adecuados para el proceso.

Ana Sánchez

Ana Sánchez

Arquitecta técnico con casi 14 años de experiencia como responsable en la supervisión y coordinación del desarrollo de obras, asegurando que se cumplan los plazos, presupuestos y estándares de calidad establecidos. Desde hace 6 años, es la responsable de la ejecución de obra de salas blancas en el sector salud, farmacéutico y de bioseguridad, lo que le permite solucionar problemas técnicos complejos de manera efectiva.

Explícanos tu proyecto.

© LABSOM S.L Todos los derechos reservados

Política de privacidad

Legal